Home / ¡Monta en bici! / El pedaleo redondo de Javier Colorado: la vuelta al mundo más allá de las bombas

El pedaleo redondo de Javier Colorado: la vuelta al mundo más allá de las bombas

Por Techo Díaz.- A finales del mes pasado, Javier Colorado, un aventurero de 27 años que estaba dando la vuelta al mundo en bici, saltó a la portada de todos los medios de comunicación. Había sufrido dos atentados en menos de 12 horas y, según las primeras informaciones que llegaban, hasta seis escoltas habían muerto por protegerle mientras atravesaba Pakistán. Las redes sociales montaron en cólera. ¿Cómo era posible que la gente tuviese que morir porque un españolito de a bici quisiera recorrer el mundo pedaleando en plan happy sin distinguir flores de conflictos?

Pero las noticias no tardaron en llegar. Colorado lo desmintió todo y remarcó que el único herido en el atentado había sido él mismo. En el segundo atentado. Porque en el primero que presenció, apenas unas horas, antes murieron 24 personas al estallar un autobus. Pero eso no tenía nada que ver con su aventura, que además no era precisamente en bici. Desde el principio, tenía claro que no iba a cruzar Pakistan en bici, sino en tren. Desgraciadamente, el mundo no es aún un lugar tan libre como para poder atravesarlo entero en bicicleta.

Javier, que nos confiesa ser lector de El Tío del Mazo, nos escribe, ya desde la India, toda su odisea. Porque al final, nadie mejor que él, que fue quien de verdad la vivió, para contarla. Y porque su aventura va más allá de los tristes sucesos de Pakistán. Su camino está plagado de montañas, de guerras y de sinsentidos, pero también de amaneceres, sonrisas, bellos parajes y gente que te ayuda sin esperar nada a cambio. Es, a fin de cuentas, el retrato del mundo visto desde una bicicleta.

Estas fueron nuestras preguntas, y esto, lo que Javier nos contó.

1. Empezamos por lo más polémico, lo que te ha hecho aparecer de repente en la escena mediática española y ser foco de atención en las redes sociales. Cuéntanos que pasó allí.
Voy a comenzar por el principio así dejo claro el porqué me veo en esa zona. Inicialmente mi objetivo era cruzar Pakistán en tren hasta la ciudad de Lahore. Mi objetivo era llegar a la ciudad iraní de Zahedán, dónde salen dos trenes al mes hasta la ciudad pakistaní de Quetta y desde ella tomar otro tren hasta mi Lahore, dónde iba a retomar mi viaje ya que esa zona a 30 km de la India es una zona muy segura.
Atentados ciclista pakistan
Colorado sufrió los atentados tras pasar Dalbaldin, de camino hacia Quetta

Todo lo planeado se fué al traste debido a las tormentas de arena y viento que sufrí en mis etapas finales por territorio iraní, lo que provocó que llegaba a Zahedán un día después de la selida del tren a Quetta, con el agravante que no podía esperar 15 días, porqué mi visado en Irán expiraba en 2 días. En ese momento decidí tomar un autobús, hasta la frontera con Pakistán. Autobús que no pude coger porque mi bicicleta no cabia, y me subieron en un coche particular.

Nada mas pasar la frontera y entrar en Pakistán, soy conducido por un agente al cuartel de policía, donde hablo con el hombre al mando y le comunico mis intenciones de viajar en autobús hasta la ciudad de Quetta, para luego llegar a Lahore en tren. Acto seguido me comunica que el autobús no es un medio seguro y que a partir de ese momento hasta mi llegada a Quetta, estaría bajo la escolta de los Levis de Beluchistan. Esa noche la pase en el cuartel bajo su protección, y a la mañana siguiente fui trasladado en un vehículo de los Levis de Beluchistan, junto con todo el material, como yo había decenas de civiles que iban protegidos por los Levis. En cada puesto de control registraba mi pasaporte, cambiaba de vehículo y pasaba a estar bajo la protección de nuevos escoltas, a medida que acababa la juridisticción de unos y comenzaba la de otros.El día lo termine en la ciudad de Dalbandin, y desde los primeros minutos de la mañana fui testigo de la heroica labor que llevan acabo los Levis de Beluchistan.

En la mañana de mi tercer día en Pakistán, nuevamente fui escoltado en un vehículo y a medida que avanzábamos hacia Quetta, los puestos de control eran mas numerosos debido a la zona de riesgo que atravesábamos, y ningún vehículo circulaba sin la protección de las fuerzas de orden pakistaníes.

Al atardecer y a escasos kilómetros de llegar a mi destino, me dispuse a realizar el último cambio de vehículo en el puesto de control. Pero la situación era diferente. La presencia de militares era la mas numerosa que había visto hasta el momento, y una larga caravana de vehículos se adentraba por la carretera en las rocosas montañas.

Saque mi cámara de video para grabar una toma del video documental que estaba llevando acabo de la región. En ese momento en que estaba levantado en el maletero de la furgoneta pick up, ocurrió la tragedia.

Una ensordecedora detonación seguida de una enorme bola de fuego, destrozando un autobús de pasajeros y provocando la muerte de 24 inocentes.

Paralizado por el terrorífico acontecimiento, permanezco inmóvil varios segundos observando la devastadora explosión. Solo el sonido de los disparos y el silbido de las balas, hacen que reaccione, salte del maletero y corra para salvar mi vida, poniéndome a cubierto detras de una pequeña casa que estaba a escasos metros de mi posición.

Todos los civiles abandonaron rápidamente la zona, todos menos yo. Estaba bajo la protección de los Levis de Beluchistan y debía permanecer con ellos. Me ordenaron que volviera al vehículo y espere durante  horas, observando el continuo ir y venir de militares y fuerzas del orden pakistaníes, a que pudieran trasladarme de forma segura a un cuartel situado a pocos kilómetros y pasar la noche bajo tu tutela.

guardias de pakistan
Los levis de Beluchistan son para Colorado los verdaderos héroes de Pakistan

Una vez en el cuartel, me esforcé por dormir unas horas, pero la  mente la tenía inundada de imágenes del terror de la guerra. Los Levis de Beluchistan consiguieron calmar mi estado, tratándome en todo momento con tremendo amor y cariño. Los Levis de Beluchistan, para mi los héroes de Beluchistan, me acogieron en sus brazos en todo momento, compartieron su comida conmigo ofreciéndome las raciones mas abundantes, me proporcionaron siempre el lugar mas cálido y confortable de la habitación para dormir, y en ningún momento me pidieron nada a cambio. Su único deseo es que toda persona que pase por ese lugar, pueda hacerlo de una forma libre y segura.

Por la mañana pasamos enfrente de los restos del autobús que sufrió el atentado del día anterior, y avanzamos por la única carretera que llega a Quetta atravesando la montaña.

Solo mi vehículo se adentro en la zona, no vamos mas que el conductor y un escolta que viaja en la parte trasera junto a mi. En el momento que dejamos atrás los restos metálicos del vehículo carbonizado con 24 almas, todo mi cuerpo se queda rígido y en tensión al ser consciente de la peligrosa zona que nos disponíamos a atravesar.

A los pocos minutos, detona una granada de mano a nuestro paso, alcanzándome una esquirla metálica de metralla en la cabeza. Rápidamente nos ponemos el escolta y yo a cubierto, tumbándonos en el suelo del maletero mientras el conductor acelera a fondo para escapar de las ráfagas de disparos.

El conductor me lleva a una clínica cercana sin perder ni un solo segundo, donde me hacen un primer análisis y recibo atención sanitaria. Gracias a Dios, el escolta y el conductor salen ilesos y solo sufro una herida leve.

Tan pronto como fue posible, me trasladaron al hospital militar de Quetta, donde me realizaron un chequeo completo y recibí la atención del alto mando militar, el cual me puso inmediatamente en contacto con mi embajada. El ejercito militar pakistaní, tomo la decisión de ponerme a salvo evacuándome en un avión de pasajeros hasta la ciudad de Lahore, donde me hospede en un hotel.

Pase toda la noche en vela sin poder dormir ni un solo segundo. A las 10:00 de la mañana se presentaron varios hombres del servicio de inteligencia militar pakistaníes, para comunicarme que era noticia en todo el país, que mi imagen, mi ubicación y mis intenciones de ir a la India, eran de dominio publico. Podía ser nuevamente el medio para enviar el mensaje de terror por parte de los criminales que asolan el país de Pakistán.

Pero no iba a dar ni un sólo paso sin comunicárselo a mi embajada, la cual decidió, que antes de ser trasladado, deba de recuperarme emocionalmente, para evitar ser ingresado por shock postraumático sin estar bajo la tutela de mi embajada.

Por lo que pase ese día en el hotel, fui escoltado en todo momento por los servicios especiales de seguridad del gobierno pakistaní, y a las 23:00, después de mas de 52 horas estando despierto, conseguí encontrar 7 horas de descanso.

Por la mañana fui escoltado hasta la frontera, donde salí de Pakistan y entre en la India.

Lamentablemente, estos sucesos  solo tienen eco en los medios de comunicación internacionales, cuando un turista extranjero se ve envuelto en ellos. Pero la realidad,  es que el conflicto bélico esta a las puertas de las casas de los  ciudadanos pakistaníes, y  diariamente policías y militares, dan la vida por proteger a los  ciudadanos de a pie del terror de la guerra.

Siempre estaré eternamente agradecido a las Fuerzas de Seguridad Pakistaníes, a la Embajada Española y al Ministerio de Asuntos Exteriores Español.

En mi corazón siempre llevare a los 24 fallecidos en el atentado del 21 de Enero, a los policías que perdieron la vida en los ataques del 22 de Enero, y a todos los Levis que protegen día a día la libertad de Beluchistan.

Cuando atravesé la frontera y entré en la India, se acabo la jurisdicción de la escolta. Me subí de nuevo a la bicicleta, la cual no había montado desde mi ultima etapa a Zahedan, y pedalee hasta la ciudad de Amritsar. Apenas fueron 30 Kilómetros, pero en cada pedaleara un mensaje cobraba cada vez mas fuerza en mi cabeza: “Se acabó vivir con miedo”.

2. Se calcula que un ciclista profesional, como Purito Rodríguez o Alejandro Valverde, recorren unos 33.000 kilómetros al año entre competiciones y entrenamiento. Tú llevas 11.000 kilómetros y apenas estás saliendo de la India. ¿Cuántos kilómetros tienes previstos hacer en un año?
Mi viaje consiste en dar la vuelta al mundo en dos años, y completar más de 55.000 kilómetros, ahora mismo en la ciudad de Calcuta llevo 11.800 km, en el corto plazo espero hacer en 45 días 3500 km recorriendo Tailandia, Laos, Vietnam y Camboya, en un tour circular con salida y fin en la ciudad de Bangkok.Calculo aproximadamente que para Octubre del año que viene cuando llevaré 1 año de pedaleo estaré ya en Sudamérica muy probablemente en Colombia, y eso estará muy próximo a haber cumplido el 50% de los kilómetros de mi viaje.

carretera irani
En Irán te avisan de la presencia de narcotraficantes o proveedores de droga a pequeña escala en las carreteras

3. Cada cierto tiempo necesitarás parar…¿cuál es tu rutina de descanso?

Parar y descansar es obligatorio para desarrollar en óptimas condiciones cualquier esfuerzo físico. Inicialmente mi planning de viaje consiste en 5 días de pedaleo y 2 de descanso obteniendo un promedio de 130 kilómetros al día, lo que sucede que hay en ciudades dónde apetece quedarte más tiempo. Si eso sucede me obligo a hacer un esfuerzo y hacer series de 10 o 12 días de pedaleo y así poder permitirme descansar y visitar alguna ciudad con más tiempo.
4. Y una pregunta muy nuestra. ¿Has conocido ya al Tío del Mazo? ¿Dónde has sentido que te fallaban realmente las fuerzas?
Muy buena pregunta la verdad que por suerte al tío del Mazo no lo he conocido de momento en este viaje, puede que el día que más justo de fuerzas haya estado y más cerca he estado de esa pájara fuera no hace mucho en una etapa entre Agra y Varanasi, dónde sufrí los males tipicos intestinales de un viajero en su fase extrema. Ese día sólo pude avanzar 80 km para después quedarme el día siguiente en cama durante 36 horas.
Las etapas y momentos más duros que he vivido y recuerdo aún estando en plenas condiciones físicas son las que sufrí en tierras turcas donde estuve pedaleando muchos días con temperaturas cercanas a los 20 grados negativos, las carreteras heladas, el viento gélido eran un obstáculo el cuál en alguna ocasión pensaba que no superaría. También fueron extremadamente duras las etapas finales por el desierto iraní, mucho frío con vientos de más de 80 km por hora y tormentas de arena.
Creo que las condiciones climáticas, y los vehículos a motor son los obstáculos más duros que se encuentra un ciclista en la carretera.

5. De momento has tocado techo en Turquía, a 2.409 metros. ¿Cuál es la montaña más alta que vas a subir?

Creo que los techos los tocaré en los Andes, entre otros tengo pensado visitar 6 de las 7 maravillas del mundo una de ellas es el Machu Pichu, muy cercano a la ciudad Peruana de Cuzco la cual se encuentra a 3500 metros de Altura.

Además en mi ruta está una visita La Paz que es la capital más alta del mundo, y se encuentra a 4100 metros de altura

6. ¿Qué es lo más bonito que has visto en este viaje? 

Sinceramente he visto muchos sitios bonitos en este viaje, la verdad que en más de 11.000 km no me quedaría con ninguna imagen en especial de un lugar, ya que cada lugar y cada sitio guarda su encanto. Puede que los momentos que más me gusten son los amaneceres y los anocheceres en la carretera sobre la bicicleta, esa sensación de libertad es para mi lo más bonito que vivo en el día a día.
También me quedaría y lo guardaría en mi almanaque de buenos momentos  la hospitalidad de la gente en Turquía y en Irán. En esos países siempre dormía en casas de desconocidos, los cuales me recibían y me cuidaban como uno más de la familia al acabar las etapas.
Javier Colorado
Colorado en Turquía, contento con su cola
7. Dar la vuelta al mundo ligero de equipaje está muy bien para las canciones, pero en la vida real, ¿cuántos kilos llevas en tu espalda? Tendrán que ser unos cuantos si quieres estar mínimamente decente para las fotos… ¿qué haces con la ropa? ¿vas comprando nueva y abandonado la usada? ¿o son los mismos gallumbos para dar la vuelta al orbe?
Pues la verdad que sobre la espalda no llevo nada ;), llevo cuatro alforjas en mi bicicleta, dos delante y dos detrás. Hasta ahora llevaba entre 55 y 60 kilos. Hoy mismo me he librado de unos cuantos kilos, ya que llevaba ropa de invierno que justamente he dejado en la ONG de la Madre Teresa de Calcuta donde he estado de voluntario varios días.
Te dejo un enlace a mi web donde está todo el material que llevo para el viaje. http://www.coloradoontheroad.com/4.html
En bici por Turquía
En Turquía
8. Eres muy joven para haber visto la serie de Willy Fogg, salvo en reposiciones. ¿Quién te inspiró para hacer este viaje? ¿Algún gran aventurero, algún ciclista, alguien de tu entorno?
Sólo recuerdo esa serie por mis hermanas mayores, la idea de dar la vuelta al mundo se me ocurre hablando un día cuando yo tenía 20 años, con un madrileño que se disponía a hacer la vuelta al mundo en coche. Desde ese día la idea me ronda la cabeza, claro que mi necesidad de hacer deporte de forma diaria y mi poca simpatáa con los vehículos a motor me hacía pensar en un medio de transporte como el de la bicicleta.
Es hace dos años cuando decido ponerme manos a la obra a planear este proyecto y me pongo como meta de salida, obtener  título de Ingeniería Química y el suficiente dinero ahorrado para poder costearme este reto, dinero que me gané haciendo de encargado de un catering de eventos.
Dubrovnik en bici
Dubrovnik, uno de los lugares favoritos del Tío del Mazo

About Gonzalo Diaz Bonet

Check Also

Perfil y recorrido maratón Vega Negra (Fuente: Facebook Club Ciclista la Montaña)

Vega Negra presenta la media, maratón y la ultramaratón de 165 kilómetros para el próximo 3 de junio en Aranjuez

Share this on WhatsAppEl Club Ciclista la Montaña de Aranjuez organiza el próximo 3 de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 18 =